lunes, 10 de septiembre de 2007

"Amelié" o de como la bondad transforma el mundo


Hay personas que cambian el mundo, y otras que simplemente parece que lo cambian. Bien podría ser este el objetivo argumental de fondo del director Jean-Pierre Jeunet. “Amelié” es la historia de lo imposible, un relato grotesco y fantástico de cómo una persona puede cambiar con pequeños gestos su entorno.

Amelia es una mujer agobiada por una infancia donde ha tenido que pasarse gran parte de su tiempo encerrada en casa por un supuesto problema cardíaco. Una vez se independiza, se muestra agobiada por un ambiente hostil, lleno de sinsabores, tristezas y agresividad. Se podrían destacar muchos aspectos de una película que deja muchos detalles a la imaginación del espectador, pero yo me quedo con la coincidencia de la muerte de Lady Di. La mirada de Amelié demuestra mucha más inteligencia y sagacidad de la que las personas que la rodean le suponen.

Una película llena de detalles tiernos, donde se hace humor del absurdo, y uno termina preguntándose si hay posibilidad de ser buena persona en el mundo actual en que vivimos. Si quieren distraerse un rato, les invito a que vean esta película, no esperen un gran relato ni una gran historia, sólo esperen un relato sencillo, que puede servir como caricatura de muchas situaciones que vivimos cada uno en nuestra vida cotidiana.

3 comentarios:

voluntad9 dijo...

Me encantó la película. Además, Amelie tiene razón: hay personas que tienen menos importancia que una alcachofa, porque al menos las alcachofas tienen corazón.

Abrazos.

Pepito Grillo dijo...

Desde luego, Amelié es pura ternura, pero sin lugar a dudas, después de ver la película uno no podría decir que sea tonta. Y menos aún el tendero de la frutería jajaja...

Expediente X dijo...

Me dejaréis descubrir ese Expediente X llamado "Amelié".